jueves, 12 de mayo de 2016

Especial Terry Pratchett: Mundodisco.

¡Hola a todos! Estoy segura de que los que lleváis conmigo un tiempo en este blog ya sabéis que mi escritor preferido es Terry Pratchett y que le considero un verdadero genio. He hecho alguna reseña de alguno de sus libros también ("La Tierra Larga", "Nación" y "Perillán"), pero nunca había hablado extensivamente de él y su gran obra, Mundodisco. Y el otro día pensé, ya que estaba haciendo el trabajo de Antropología del Arte sobre esto mismo, que ¿por qué no lo publicaba en el blog cuando lo tuviera acabado? Así que aquí estoy. No os preocupéis, os he quitado la mayor parte de la chapa antropológica, aunque a grandes rasgos está igual a cómo lo expuse. Y por cierto, todas las citas que salen en las imágenes son del autor.

Os dejo con la lectura. Espero que la disfrutéis.


Para comenzar a hablar de Mundodisco (la serie de novelas más conocida y aclamada de sir Terence David John Pratchett, su escritor) tal vez habría que comenzar hablando de él mismo, ya que hablar de una serie entera de libros implica hablar de su autor.


Terry Pratchett (o sir Pratchett) nació en 1948. Fue un autor británico muy prolífico, con unos setenta libros en su haber y con un ritmo de escritura de dos libros por año, conocido mundialmente por sus novelas de fantasía y ciencia ficción y especialmente por la serie satírica Mundodisco, que consta de cuarenta y dos novelas. Como él mismo dijo, desde pequeño fue un gran fan  de la literatura, sobre todo de la de ciencia ficción y la fantástica, de leer en general de todo y en grandes cantidades, cosa que, por cierto, consideraba clave para escribir. “Para escribir se debe leer extensivamente, tanto dentro como fuera del género escogido”. Sus libros encabezan las listas de los más vendidos (más de ochenta y cinco millones de novelas vendidas por todo el mundo y traducidas a más de cuarenta idiomas), ha ganado numerosos premios literarios y además fue nombrado caballero por la Reina de Inglaterra por sus servicios a la literatura (y, como dato aleatorio, se forjó al recibir el título él mismo su propia espada a partir de un meteorito).

Como escritor tiene un estilo distintivo y muy afilado, con numerosas notas a pie de página, un lenguaje cercano, sencillo además de ser muy satírico, y una cosa también muy destacable de su escritura es el modo en que nombra a sus personajes. En sus novelas no suele hacer divisiones por capítulos: cuando los introduce suele comenzar con unas breves líneas que cuentan a grandes rasgos lo que se puede encontrar en ese fragmento, al estilo de A. A. Milne (el escritor de "Winnie the Pooh"), Julio Verne y Jerome K. Jerome ya que él mismo admite que nunca se metió en el hábito de los capítulos añadiendo en numerosas entrevistas que generalmente los pone “sólo porque su editor le grita hasta que lo hace”. Del mismo modo su forma de redactar y comenzar una historia es algo peculiar.

Pincha para verlo mejor si te interesa.
Según el escritor sus influencias vienen de Isaac Asimov (“Yo robot”), Arthur C. Clarke (“Odisea Espacial”), P. G. Woodhouse (“Pobre, vago y optimista”), Jerome K. Jerome (“Tres hombres en una barca”), Mark Twain (“Tom Sawyer”)… entre otros, y se le ha comparado con el autor de la Guía del Autoestopista Galáctico, Douglas Adams, ya que lo mismo que hizo Pratchett a inicios de los ochenta con el boom de la fantasía, comenzar a escribir sobre ella para divertirse ante todos los clichés y novelas similares que estaban saliendo (su primera novela de Mundodisco salió en 1983 como un modo de satirizar a toda esta fantasía) lo hizo Douglas Adams a mediados de los setenta con la ciencia ficción. También se le ha comparado por su humor, que en ciertos modos también se asemeja al de Adams o al de Jerome K. Jerome, al que he mencionado antes, tal vez por el mismo gusto por algunas situaciones completamente extrañas y a la vez reales que a pesar de lo fantásticas que son encajan a la perfección con la lógica de la trama. Como han dicho de él, Pratchett dominaba el arte de los chistes complejos, los chistes malos, los chistes horribles y la sabiduría traicionera del ser humano, cosa que ha hecho que sea calificado como un maestro de la narrativa por autores como Neil Gaiman, George R. R Martin y Úrsula K. Le Guin (entre otros).

En 2007 anunció que sufría una grave enfermedad derivada del Alzheimer, algo que le impidió hacer determinadas cosas (como leer la hora en relojes digitales, además de progresiva y lentamente dejar de poder escribir a ordenador e incluso a mano), pero siguió escribiendo hasta el 2015 (cerca de sus últimos momentos dictando de viva voz a su asistente) publicando cuatro libros de divulgación científica valiéndose de Mundodisco junto al matemático Ian Stewart y el biólogo Jack Cohen, manteniendo su ritmo de escritura normal e incluso colaborado con otros escritores, como Stephen Baxter en la pentalogía de la Tierra Larga hasta casi el final de su vida; y diciendo en un par de entrevistas que, aunque no estaba para nada agradecido a su enfermedad, lo bueno de ella es que le había dado diferentes perspectivas acerca de determinadas cosas y le había permitido hacer reflexiones e incluir pensamientos y sentimientos en sus libros con mayor fuerza de lo que antes habría podido hacer. Del mismo modo ha sido un ferviente defensor de la legalización de la eutanasia por la muerte digna de una persona y él mismo dijo que en el caso de que llegara el momento en que no quedara nada de él dentro de sí mismo querría irse dignamente.

Terry Pratchett en mi opinión es un artista. Es evidente que no a todo el mundo puede gustarle su estilo o sus novelas, y hay que tener en cuenta que sus novelas, al ser consideradas como “de humor” pueden no llegar a considerarse seriamente, sobre todo en España, a pesar de la extensa tradición satírica que hay en el país. Y sin embargo lo cómico, lo satírico sobre todo, es muy importante ya que el humor es, sencillamente, una posición ante la vida. “(…) las fronteras del humor son elásticas y difusas (…)”, como bien dice Wenceslao Fernández Florez. Desde la satírica ha criticado todo lo posiblemente criticable, ha homenajeado,  ha inventado y no sólo eso, sino que lo ha hecho con risas. Es muy fácil no tener en cuenta cuando se leen obras de este estilo lo que hay debajo de todas las carcajadas, la crítica, la reflexión, pero sólo hay que prestar atención para verlo. José Ángel Valente decía que la poesía nos da una salida de la conciencia propia y nos lleva a un nivel de hipercrítica, y puede que Pratchett no haga poesía, pero sí llega a un nivel de hipercrítica si uno permite que le lleve a él: le ha dedicado a su obra una dedicación marcada que se puede ver en la evolución y desarrollo del estilo, de las peculiaridades de la serie y de las situaciones que en ella se van produciendo.


Varios periodistas han preguntado al propio escritor cómo esta serie ha llegado a ser tan popular, a lo que Pratchett responde invariablemente que él es el primer sorprendido ya que nunca esperó que tuviera semejante repercusión. Terry ya había escrito antes, conjugándolo con su trabajo de periodista (que dejó unos cuantos años después de poder vivir de la escritura).

Fue en 1983 cuando salió el primer libro de esta serie, “El color de la magia”, una novela que entre otras cosas trata de un mago completamente negado para la magia y que odia las aventuras pero que en cambio siempre se ve envuelto en ellas, de la Muerte y del primer turista de la historia del disco. Fue un libro con muchísima repercusión entre el público asiduo a la fantasía, y pronto comenzaron a salir el resto de libros que acabaron de darle forma al universo de Mundodisco: como ya he dicho, son cuarenta y dos novelas escritas como parodia de la clásica escritura de fantasía donde hay gestas con espadas y magia, héroes y villanos, códigos de batalla… a medida que la saga iba progresando se añadían más y más temas que tocar. Estos libros fundamentalmente toman inspiración, parodian y homenajean a escritores (como a J. R. R Tolkien, con quien Pratchett ha sido comparado y a lo que él responde que Tolkien es más profundo… pero él más gracioso; Robert E. Howard, H. P Lovecraft, Charles Dickens, William Shakespeare), algunos personajes literarios a los que parodia o reinterpreta [como los hombres grises, de Momo, a quienes reinterpreta como los Auditores, seres fuera del mundo que son como contables sobrenaturales, o Conan el Bárbaro, a quien él piensa como Gengis Cohen (haciendo referencia a Gengis Khan también) o, como más se le conoce, Cohen el Bárbaro, un héroe en el sentido clásico (ladrón profesional, saqueador de tumbas, espadachín y rescatador de mujeres en apuros de manos de malvados)… pero con ochenta y siete años] y libros (como el Fausto), además de tomar también folklore popular, mitología y cuentos de hadas y envolverlo todo en una historia completamente delirante. Así los nombres de sus personajes y los lugares suelen tener alusiones y referencias a la cultura popular y guiños a lugares y personas reales.


Pero ¿qué es Mundodisco, aparte de la serie de novelas y de una secuencia de historias de humor y satíricas que varían desde las consideradas “juveniles”, pasando por los libros ilustrados, hasta las “adultas”? Mundodisco es un “planeta”, por así decirlo, un planeta muy peculiar que se encuentra al filo mismo de la realidad. Es por ello por lo que tiene características muy peculiares y por lo que en él suceden cosas extrañas. En sí es un disco enorme que reposa en las espadas de cuatro elefantes gigantescos (Gran TPhon, Tubul, Berilia y Jerakeen) montados sobre el caparazón de una gran tortuga (El Gran A’Tuin) que navega lentamente por el espacio y alrededor de la cual orbitan el sol y la luna. El mundo, por tanto, es plano, con forma de disco: tiene un supercontinente en el centro rodeado por el océano que se desborda continuamente por los bordes del disco (llamadas las Cataratas del Borde). Ese supercontinente está dividido en países y regiones, siendo una de las ciudades más importantesAnkh-Morpork. Con esta tortuga gigante y sus cuatro elefantes Pratchett reinterpretó la figura de un mito hindú, está inspirada en un mito apócrifo: una tortuga que sostiene cuatro elefantes que sostienen el mundo.

En esta serie el escritor ha creado no sólo un mundo nuevo sino características especiales que parodian determinadas situaciones de la fantasía clásica: hay un nuevo color, el octarino, una mezcla fluorescente de verde y violeta que es el color de la magia; el octavo hijo de un octavo hijo es un mago y la razón por la que los magos no pueden tener hijos es que si pudieran y tuvieran otros ocho hijos ese octavo hijo del octavo hijo del octavo hijo sería un rechicero, un hechicero al cuadrado, lo que desmoronaría todas las reglas de la magia y crearía el caos en el mundo (cuando en las novelas de fantasía tradicionales los magos son los séptimos hijos del séptimo hijo), ha creado un panteón totalmente nuevo de dioses que se inspiran y parodian algunos de los dioses de las mitologías clásicas más conocidas (como Ío el Ciego, un claro Zeus, u Offler el dios cocodrilo, basado en Sobek, de la mitología egipcia) además de crear otros nuevos como la Dama (que no se sabe muy bien lo que hace), Molestya (la diosa de las cosas que se quedan atascadas en los cajones) o la diosa de las palabrotas… Muchos de los personajes tienen características especiales que se han incluido dentro de la forma característica de escritura de Pratchett y que de hecho traspasan a otros libros suyos, como la Muerte, cuyo diálogo no tiene guión de inicio y está escrito en mayúsculas para tratar de inducir a un determinado sonido… entre otras características que hacen de esta serie una serie única.


Mundodisco se caracteriza también por combinar rasgos medievales con progresos industriales, todos ellos llevados a cabo gracias a la magia: hay bancos, casa de Correos, ferrocarril, telegramas (llamados “clacks”), aparatos fotográficos, periodismo… cuanto más avanza la saga más y más cambios y avances se introducen, con todos los cambios sociales que implican y que van reconduciendo lentamente la trama: se critican y parodian muchas cosas del mundo real y situaciones actuales, como la creación de películas y el mundo hollywoodiense con su aura de glamour y lo que puede conseguir y camuflar (en “Imágenes en acción”), el mundo editorial periodístico con sus tiras y aflojas políticos, algo que se puede identificar con la represión que puede llegar a pasar (en “La verdad”), la música rock and roll y la creación de los ídolos (con varios guiños hacia Elvis Presley, en “Soul Music”), la religión y cómo ésta comienza a afectar a las personas (“Dioses menores”… entre otros libros más), la guerra, la política, el mundo financiero… en sus libros saca punta a todo lo que se pueda imaginar, como el racismo pasando por las narraciones clásicas acerca de hombres lobo, enanos, trolls, zombies y vampiros… parodiando los clichés, dejando sus opiniones y el pensamiento crítico cubierto todo bajo bromas, de tal modo que si se escarba un poco en vez de quedarse únicamente en la superficie del relato es inevitable que haga pensar al lector en la cultura, los feminismos, política y adelantos científicos actuales pero desde otro punto de vista, ya que el escritor en sus novelas hace una analogía del mundo real y sus problemas en un mundo completamente diferente al que vivimos y al mismo tiempo muy similar.

Y es que, como el propio escritor dice, Mundodisco es un mundo deliberadamente fantástico en el que vive gente real que tiene aventuras, y que la diferencia con otras novelas es que los personajes son gente moderna teniendo aventuras de cuento de hadas, puede que sean personajes fantásticos pero son reales, con problemas reales y situaciones reales dentro de la fantasía y la magia, con una lógica extraña pero funcional. Por poner un ejemplo, siguiendo con la Muerte, a la que he mencionado antes: la muerte en Mundodisco no es un gran y poderoso ser metafísico sino que es alguien que tiene el peor trabajo del mundo y que encima es muy bueno en ello, pero que a la vez está profundamente intrigado por los asuntos del mundo humano y quiere lograr comprender cosas que jamás podrá, además de que ama a los gatitos. Del mismo modo plantea en numerosas ocasiones dicotomías (como la de naturaleza y cultura, representada por ejemplo con los hombres lobo de Überwald y las reacciones ante ellos por parte de los de de Ank-Morpork [del mismo modo que comenta en este caso la división entre ciudad y pueblo], o por la dualidad de poderes entre magos y brujas, cuyos poderes son supuestamente excluyentes: las brujas, que son más solitarias, usan el poder de la naturaleza al tiempo que tratan de usar mucho un pensamiento crítico y pensar sobre todo en el bien común mientras que los magos, más egoístas y sociables, aunque tratan de no usar sus poderes, son poderes que devienen del octarino; habla también de las jerarquías de poder y cómo se establecen, de los distintos tipos de gobierno…

Mundodisco es trama, humor y filosofía, es crítica, obliga a pensar ya que hace una gran defensa del pensamiento crítico, es profunda… y no sólo eso, sino que todo eso viene dentro de un relato maravilloso. No se busca sólo la belleza, ni el entretenimiento en ella, sino que expresa opiniones y busca hacer pasar un buen rato al lector sin que este olvide la importancia del pensamiento crítico.


Algo importante y muy característico de la serie es que no es necesario comenzarla por el principio ni leerla siguiendo el orden de publicación (salvo contadas excepciones), aunque es preferible: las historias pueden leerse como independiente las unas de las otras al tiempo que conviven en el mismo universo de fantasía, ya que en esta serie, aunque todos los libros se sitúan en el mismo mundo no siempre trata de los mismos personajes o lugares: en Mundodisco hay distintos arcos argumentales y distintos puntos de atención que varían según el libro del que se hable: los personajes y las localidades reaparecen durante la serie tomando roles de mayor o menor importancia; hay unos cuantos temas determinados que continúan a lo largo de toda la saga, es decir, muchas de las diferentes historias pueden ser agrupadas en los distintos arcos argumentales. Estos arcos se dividen en la saga de las brujas, la de la Muerte, la de los magos, la de Sam Vimes y la Guardia, la de Húmedo Von Mustachen y la de Tiffany Dolorido, y muchos de estos arcos argumentales van confluyendo los unos con los otros, aunque hay que tener en cuenta que también hay libros fuera de estos arcos.


Respecto a estos arcos argumentales: el primero que aparece en la serie es el arco argumental de los magos, protagonizado por Rincewind, el mago más inútil del disco (como dice Pratchett, “Rincewind era tan dado a la magia como los peces al alpinismo”), que ni siquiera sabe deletrear bien la palabra “Hechicero” que va bordada en su sombrero; además del resto de magos de la Universidad Invisible. La jerarquía en la Universidad Invisible es estricta: hay un archicanciller, quien es el jefe el tiempo que está en el poder, y luego van bajando los escaños hasta llegar a los estudiantes, quienes realmente no son muy importantes, no al menos hasta que pasen sus exámenes de magia. Los magos son personas vagas cuyo mayor interés es descubrir si han puesto nuevos encurtidos en los banquetes (banquetes en los cuales pueden tirarse horas)… pero a pesar de todo, son personas amantes del poder. Van subiendo de nivel por el sencillo método de que a las personas que ocupan el puesto que a ellos les gustaría tener sufran “tristes accidentes”, aunque esto se acaba cuando llega al poder el archicanciller Mustrum Ridcully, un hombre que destaca en la Universidad Invisible porque Ridcully es un señor grande y gordo, al que le gusta cazar, pescar y, en general, matar animales: lleva una ballesta y una petaca en la punta del sombrero, cosa que no es muy usual en un mago, quienes opinan que el ejercicio es eso que le ocurre a otras personas.


El siguiente arco argumental es el de las brujas, conocidas como las brujas de Lancre, una pequeña zona de las montañas del Carnero. Las brujas, a diferencia de los magos, no tienen una jerarquía estricta en el sentido de la palabra: su poderío reside en ser capaz de hacer magia pero no usarla a menos que no sea necesario; y no les gusta demasiado reconocer que otra bruja sea mejor que ellas, en ese sentido son como los gatos y como ellos son independientes y tremendamente orgullosas. Se organizan en aquelarres (cuyo número perfecto es el tres, ya que evita que haya demasiadas peleas) basados en las ideas de la Wicca, donde se encuentran la madre, la doncella y la arpía, y se reparten por distintas zonas tanto de las montañas como de las ciudades, aunque hay sitios donde no existen como tal en el sentido de la palabra. Son curanderas, parteras y velan a los muertos, están allí donde se las necesita: están mucho más en contacto con la naturaleza que los magos y son personas dedicadas a labores sociales. A lo largo de la serie han ido apareciendo muchas de ellas, pero las principales y que siguen apareciendo en casi todas las novelas del arco de las brujas son Yaya Ceravieja [cuyo papel en la Wicca es la arpía: una mujer seria, cabezota y orgullosa, muy estricta, que da bastante miedo pero que sin embargo está allí siempre que se la necesita y que es, de hecho y como dice el escritor, la bruja más poderosa de todo Mundodisco y “la líder más poderosa de las líderes que no tenían”. Se siente muy frustrada ya que no consigue adquirir la apariencia de una bruja como tal ya que conserva todos los dientes, no tiene verrugas ni arrugas a pesar de su edad ni bizquea. Defiende el uso de la “cabezología” (pensar antes de actuar) antes de la magia y que opina que no hay que darle a la gente lo que quiere sino lo que necesita], Tata Ogg (la mejor partera de todo Mundodisco, también muy poderosa y la única persona que realmente puede bromear y tomarle el pelo a Yaya sin que esta la convierta en algo desagradable… o que la haga pensar que se ha convertido en algo desagradable. Es una mujer gorda, arrugada como una pasa, muy alegre y desvergonzada y que de joven fue muy ligera de cascos, que ha tenido tres maridos y quince hijos por lo que su papel en la Wicca clásica es el de la madre. Cuenta los chistes más picantes de todo Mundodisco, así como las canciones) y Magrat Ajostiernos (una bruja joven, New Age, muy idealista y que cree en todo [cristales mágicos, runas…]… es bastante hippie, cosa que hace que discuta mucho con Yaya, que es más tradicional. Magrat hace el papel de la doncella).

Algo que tienen en común los magos y las brujas es que su poderío y lo que son, así como su posición social, queda claro en su vestimenta: los magos con túnicas de colores, las brujas con ropas negras y botas resistentes, pero lo que realmente les marca como lo que son es el sombrero: el de ambos picudo, el de los magos bordado en alegres colores y en ocasiones con la palabra “Hechicero” bordado en él, el de las brujas negro como la noche, resistente y puntiagudo.


El siguiente arco argumental es el de la Muerte. La Muerte, como es de esperar, es un esqueleto de más de dos metros vestido con una túnica negra, cuya herramienta de trabajo es una guadaña y con una luz azul estremecedora en el fondo de sus cuencas que parece ver más allá de la persona. Su voz es grave y resonante y es incapaz de entender el mundo de los humanos, por lo que no tiene piedad… ya que lo que hace es simplemente su trabajo, y es muy bueno en ello. Sin embargo tiene un mayordomo llamado Alfred, disfruta de un buen curry, tiene gusto por el color negro, ama a los gatos y trata por todos los medios de entender el mundo mortal sin conseguirlo. También tiene una montura, un caballo enorme y blanco llamado Binky.


Después viene el de Sam Vimes y la Guardia, que toma lugar sobre todo en Ank-Morpork, la ciudad más famosa de todo el disco y que, como dice Pratchett, “Ankh-Morpork había coqueteado con muchas formas de gobierno, y había terminado asumiendo ese tipo de democracia que se conoce como 'Un Hombre, Un Voto'. El Patricio era el Hombre, y el Voto era el suyo” (Ankh-Morpork está bajo una dictadura muy particular). La Guardia consiste en los policías que mantienen el orden de la ciudad y que a medida que avanzan los libros comienza a ser más inclusiva tanto en razas como en género. Al principio de estas novelas había distintas guardias, y el protagonismo de las novelas recaía sobre la Guardia Nocturna, y poco a poco se va uniendo con las demás hasta recuperar el antiguo brillo de gloria de los tiempos pasados, cosa que había perdido tras determinados sucesos bélicos. Sam Vimes es el policía más importante de toda la guardia, un hombre serio, un hombre de la calle, al que le gusta patrullar y resolver los casos él mismo, terriblemente desordenado y que lucha con una adicción al alcoholismo. Es un agente de la ley clásico. Otros personajes de la Guardia son Nobby Nobbs (la única persona que necesita un certificado de humano de todo el Disco), Fred Colon (junto con Nobby representa el típico estereotipo de los policías vagos y que gustan de comer donuts), Zanahoria Fundidordehierroson (un humano que fue adoptado por enanos, por lo que piensa que lo es, y que gracias a su llegada a la ciudad la Guardia comenzó a retomar su puesto de importancia), Detritus (un troll enorme y con dientes de diamante)… entre otros.


El siguiente arco es el de Tiffany Dolorido (cuyos libros son de la rama “juvenil” de Mundodisco aunque poco a poco se van uniendo a los de las brujas), originaria de la Caliza. Tiffany es una jovencita muy seria y que hace unos quesos estupendos y que también tiene mucho ojo para la brujería. Es amiga del Clan Nac Mac Feegle (unos pixies desvergonzados, violentos y malhablados que la protegen ante todo), quien la tiene bajo su protección. A medida que los libros relacionados con ella avanzan su personaje va tomando un papel muy importante, madurando y adquiriendo responsabilidades.


Y por último están las novelas de Húmedo Von Mustachen, que también tienen lugar en Ank-Morpork. Húmedo Von Mustachen fue un estafador de primera, un ladrón y un desvergonzado. Fue capturado en la ciudad y el Patricio le dio una oportunidad para cambiar de vida ofreciéndole no sólo su vida sino un trabajo para el Estado, cosa que Húmedo aprovechó dándole su toque particular. El puesto ofrecido es el de la dirección de la Oficina Postal de Ankh-Morpork, un encargo peligroso que se ha cobrado la vida de otros cuatro funcionarios del Patricio, por causas aún sin determinar. Húmedo hace de ésta un correo capaz de competir a nivel local con el sistema de clacks (como he mencionado, los clacks son como el telegrama, un sistema muy popular en Mundodisco). En este puesto Húmedo introduce el concepto del Sello o Estampilla y lucha por exponer las prácticas fraudulentas de la competencia; más adelante se ocupará también del banco y del ferrocarril ya que es una persona con un don increíble para los negocios.

Es importante tener en cuenta, como dije, que los libros de estos arcos argumentales están mezclados, que por ejemplo pasa del primer y segundo libro, “El color de la magia” y “La luz fantástica” (dentro del arco de los magos) a “Ritos iguales” (brujas), después va “Mort” (Muerte)… También creo que es importante mencionar que a lo largo de toda la serie el tiempo va pasando, es decir, no es estática en el tiempo sino que este va avanzando haciendo que los personajes cambien, evolucionen, pero sin perder sus características principales, y que los avances se vayan produciendo con sus cambios sociales incluidos de la forma más realista posible dentro de un mundo fantástico.

Esta obra es una obra maestra. Los artistas hurgan en la realidad, el artista es opuesto a la sociedad, suele meterse en los aspectos más oscuros, menos tratados, es el altavoz de los aspectos anímicos de su época… eso es lo que ha hecho Pratchett, ya no sólo con Mundodisco, sino con todos sus libros: son novelas atractivas que hacen al lector querer saber más. Efectivamente, como el artista que yo creo que es, le ha dedicado a su obra una dedicación marcada que se puede ver en la evolución y desarrollo del estilo, de las peculiaridades de la serie y de las situaciones que en ella se van produciendo.

¡Y hasta aquí el especial! Espero que os haya gustado o que al menos os haya parecido ilustrativo, y que os haya hecho plantearos leer alguno de sus libros. Desde luego, yo lo recomiendo siempre.

6 comentarios:

  1. Maravillosa exposición. Y lo mejor es que ofreces una introducción muy útil para aquellos que todavía no se han acercado a la obra.
    ¡Enhorabuena!


    E.V.

    ResponderEliminar
  2. Un gran escritor, unos magníficos libros y una bonísima reseña.

    ResponderEliminar
  3. ¡Buenas!
    Esta saga lleva llamándome la atención desde hace un montón de años, pero son tantos libros que parece que no la terminaría nunca :/ Por esta razón me da un poco de pereza empezarla, aunque, como tú, otros me han dicho también que no hay que leer todo para disfrutarla. No sé, espero atreverme algún día :P
    Gracias por esta magnífica presentación de la saga.
    Nos leemos^^

    ResponderEliminar
  4. Prattchet me trae tantos recuerdos dolorosos... que no soy capaz de leer ni uno de los libros.

    Aunque sabía que se podía leer sin importar el orden, quería comenzar por el color de la magia, pero no lo encontraba. Iba a comprarlos todos, no para mi.
    Al final uno de los que compre me lo tuve que quedar. El del fin del mundo. Lo iba a leer,conocía mucho la manera de escribir de Prattchet porque me lo encontraba hasta en la sopa. Me hablan tanto de él , sin haber leído aún nada que me gustaba. Me gustaba por ver la sonrisa que se le dibujaba a la persona que me hablaba de él. Esa sonrisa que dices " se siente orgulloso de ese autor, sus libros realmente le gustan", y dices: aunque a mi no me gustara su manera de escribir... le considero un buen escritor, porque consigue emocionar a las personas".
    Ojalá yo algún día pudiera escribir algo que emocione así a una persona.

    Hasta fui a escribir un relato sobre sus libros jajajaj

    Era una familia muy muy pobre, que tenía lo suficiente para alimentarse. A ella le gustaba leer, pero no podía permitirse comprar libros. Y menos todos los del mundodisco. Él le prometió que antes de que alcanzaran la vejez él le habría conseguido todos los libros. Entonces una enfermedad acabó con su vida y con ello Terry Prattchet. Ella sola no podía mantener a sus hijos, ni permitirse nada.

    Pero el padre ya se había preparado para aquello, viendo que su vida se podría ir en cualquier momento. Así que le entregó uun sobre a su hija,quién sabía que aguardaría al momento indicado para abrirla.
    Y cuando él ya no estuvo con ellos, la niña y su hermano lo abrieron. Era una lista. Una lista con todos los libros de Terry Prattche. Debían conseguir cada uno de formas humildes y nobles y entregárselo a su madre de maneras inesperadas a lo largo de los años. De esa manera él siempre estaría con ellos por muchos años que hubieran pasado. Para los niños era cómo jugar con su padre, para ella era una promesa que permanecía en el tiempo: que siempre estarían juntos, aunque no lo estuvieran los cuerpos.


    Al final este comentario será tan largo como la entrada.
    Estoy bajo un nubarrón negro negro, mirando los rayos que caen e intentando grabarlos. Me quedaría todo el día aquí, aunque se supone que " he estado en el trabajo" y debería estar en la cama.


    ResponderEliminar
  5. hola! hermoso tu blog y tu preferido, magnifico. te felicito. saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hola, acabo de aterrizar en tu blog, gracias a la iniciativa seguidores y ya te sigo. Te dejo mi blog por si quieres pasarte. http://cuandocaenhojas.blogspot.com.es/
    Soy una fan de todo lo de Terry, me encanta su mundo, el de Mundodisco, y todos sus locos personajes.
    Un beso.

    ResponderEliminar

¡Hola! ¡Por favor, comenta, no seas tímido! Al fin y al cabo los comentarios le dan vida a un blog y me permiten conocer qué es lo que os gusta y lo que opináis (y a mí me hacen muy feliz). ¡Gracias! Nos vemos pronto.