El dolor de los caídos.

Fragmento anterior: El fuego no acaba con un dragón.
Lúa trató de seguir al arcángel negro, pero le cerraron el paso.

-No es algo que se deba ver- le dijeron los ángeles que le impedían pasar. –No es algo agradable.

-¡Es mi jinete!- bramó ella, irascible.

Ellos se mantuvieron impasibles, inconmovibles. –No puedes ayudar. Harías mejor si te unes a los nuestros para tratar de derrotar a los causantes de la muerte de tu jinete.

Lúa estuvo a punto de lanzarles una dentellada, pero se contuvo. En el fondo tenían razón y ella lo sabía, por lo que se dio la vuelta y salió de inmediato a la boca de la cueva, con el corazón roto por dejar el cuerpo de su jinete allí solo, sin ella. Había escuchado acerca del poder de resucitar que los arcángeles poseían, como lo había oído todos los demás, pero a pesar de todo trató de ahogar la brizna de esperanza que se negaba a ser arrancada de su interior. En el caso de que el alma de Spock hubiera alcanzado la paz y se hubiera marchado… en ese caso no podría volver con ella, y sería peor si tenía esperanzas en su vuelta y esta no ocurría.

La dragona se sentó en la repisa de roca y esperó a sus compañeros, que no tardaron mucho en aparecer: arpías, elfas de los bosques y elfos de las montañas, dragones, basiliscos, ángeles caídos… incluso sirenas. No eran muchos, realmente, pero parecían fieros, dispuestos a aplastar a cualquiera de la Alianza Blanca que se cruzara en su camino. Cuando apareció Vlad Lúa se levantó y, abriendo las alas, se elevó en el aire. Sabía que podían pedirle que llevara a alguien en su lomo, pero ella no podía hacerlo, al menos no en ese momento, cuando la última persona que había llevado había sido a Abrazarboles. Vlad pareció comprenderlo sin necesidad de hablarlo ya que le dirigió un seco asentimiento con la cabeza. Lúa enseñó los dientes y dejó que su fuego saliera de ella.

-¿A qué estamos esperando?- preguntó con las llamas lamiéndole las fauces.

Astracán pagará por esto” se dijo apretando las mandíbulas con fuerza y siguiendo a los demás a la batalla.
***
El vacío en el que Spock estaba sumido pasó poco a poco a ser un cosquilleo desagradable que se fue intensificando hasta que este empezó a convertirse en un absoluto dolor. Sin poder evitarlo un grito desgarrador salió de su garganta haciéndole incorporarse de golpe con los ojos inyectados en sangre.

-¡Lúa!- gritó asustado. Lo último que recordaba era estar con su montura, un ataque, el más horrible dolor y luego… la nada. 

-Tranquilo, Abrazarboles. Todavía estás herido. Recuéstate.

Spock, desconcertado y profundamente adolorido, miró a su izquierda donde el arcángel negro le instaba a seguir su orden. Un gemido de sufrimiento salió de su boca. Él debería estar muerto, pero no lo estaba y aquel espantoso dolor solo era el amargo recordatorio de ello.  El elfo terminó haciéndole caso al arcángel y volvió a tumbarse, pero necesitaba urgentemente su respuesta y no planeaba desistir.

-¿Lúa?- gimió adolorido y con la respiración irregular, como si el simple hecho de exhalar le quemara por dentro. Probablemente, en algún momento, así había sido.

-La traición ya no se puede perdonar. Ha tomado por fin su decisión.

Spock comprendió a pesar de que el dolor no le dejaba pensar con claridad. Que le hubieran devuelto a la vida no quería decir que el dolor fuera a desaparecer de un momento a otro. Morir y volver de entre los muertos era, probablemente, lo más doloroso que alguien podía sufrir en sus propias carnes. 

El elfo no tardó mucho en sucumbir al dolor y caer desmayado volviendo a las profundidades de la nada donde nada importaba ni nada dolía, pero de las que tendría que salir pronto. Su montura le necesitaba, Lúa le necesitaba. Y él estaba dispuesto a entrar en batalla junto a ella.

*POST ESCRITO JUNTO A MARINA-MUFFIE, QUIEN HA MANEJADO LA VERSIÓN DE SPOCK ABRAZARBOLES, SU PERSONAJE, EN ESTE FRAGMENTO*.

Continuación: Uno más para la guerra.

2 comentarios:

  1. U.S.A
    U.S.A
    Arriba Spock!!! Jajajaja
    Me gusta mucho la representación de lo doloroso que puede ser volver de la muerte



    Un besoo

    ResponderEliminar
  2. ¡Holaaa!
    A mi me ha gustado también que el volver de entre los muertos no sea un camino de rosas, es mucho más realista y dramático. Aysss qué intriga. Esperando el momento del reencuentro :D
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar

¡Hola! ¡Por favor, comenta, no seas tímido! Al fin y al cabo los comentarios le dan vida a un blog y me permiten conocer qué es lo que os gusta y lo que opináis (y a mí me hacen muy feliz). ¡Gracias! Nos vemos pronto.