El fuego no acaba con un dragón.

Fragmento anterior: El ataque del fénix.

Lúa se volvió con los ojos inundados en lágrimas y vio cómo el fénix se alejaba de allí relajadamente. Debía de pensar que había acabado con los dos. “Estúpido pájaro” pensó la dragona, ardiendo en deseos de venganza, los ojos amarillos hirviendo de furia. “El fuego no acaba con un dragón. ¡Y vas a pagar por la vida de Spock!”.

Con mucho cuidado elevó el cuerpo de su jinete ahora sin vida, desmadejado, y lo aferró con las garras delanteras protegiéndolo contra sí, incapaz de dejarle atrás. Con un poderoso salto se elevó en el aire, los ojos llenos de fuego asesino, y batió alas con rapidez, siguiendo al pájaro en su vuelo loca de dolor, Rugió una, dos y tres veces, rugidos tan fuertes que incluso a ella le dolieron los oídos y, avanzando rápidamente, pegó una dentellada al fénix no atrapando su pata por cuestión de milímetros.

-¡¡¿POR QUÉ?!!- aulló, el fuego recorriendo su voz, casi tangible. -¡¡¿POR QUÉ?!!- de nuevo pegó un dentellada y esta vez atrapó la pata del ser, al que zarandeó hasta que este, retorciéndose sobre sí mismo y siseando con fuerza, se liberó al propinarle un feroz picotazo en el morro al tiempo que salía huyendo con más fuerza, la pata sangrando y envuelta en fuego.

Lúa redobló sus esfuerzos en perseguirle, propinándole un fuerte golpe con su cola que envió al pájaro, magullado, unos metros más por el aire. -¡¡¿POR QUÉ A NOSOTROS?!! ¡NOSOTROS NO ESTÁBAMOS EN GUERRA! ¡QUERÍAMOS LLORAR A NUESTROS MUERTOS!

El fénix voló más rápido y, antes de desaparecer, herido, se giró hacia ella con voz cansada. –Todos estamos en guerra. Esto no ha hecho más que empezar.

Cuando el pájaro desapareció ella bramó de nuevo, siguiendo su olor inconfundible. Cenizas. En silencio se introdujo entre la foresta, justo a tiempo de retomar el rastro y seguirlo rápidamente. Después de mucho volar consiguió escuchar de nuevo el crepitar de las llamas tan característico del ser, y a poco de eso, en un claro, escuchó voces.

-Ya está hecho, Astracán- la voz cascada y fatigada del fénix herido resonó claramente.

-Bien- respondió otra voz, clara y grave. –Uno menos.

Lúa escudriñó, con el fuego de su garganta crepitando con fuerza, entre los árboles hasta que pudo ver la escena: un grupo de centauros y otros seres rodeaban al fénix, quien elevaba la cabeza con orgullo hacia el que parecía el jefe. La dragona se acercó un poco más.

-Ahora saben que nadie puede librarse de esta guerra- dijo el centauro con voz altiva.

¿Han matado a Spock por un argumento estúpido? ¿Por una guerra estúpida? ¡¿Por el orgullo estúpido de unas personas estúpidas?!” Lúa retrocedió espantada, incapaz de creer que la gente pudiera ser tan ruin, tan cruel. “Sólo para demostrar un argumento”. La dragona apretó las mandíbulas y, con el mismo sigilo con el que había llegado allí, se marchó en busca de lo que se había llamado “Alianza Negra”, en contraposición a los otros. Sabía que estaban por allí, cerca, en las cuevas. Se lo decía el instinto.

Voló sin descansar hasta llegar a donde sabía que se encontraban y entró en la cueva cargando todavía con el cuerpo muerto de su amado jinete.

-¡VLAD!- gritó buscando al sabio de los dragones. -¡VLAD!

El arcángel negro salió a su paso, altanero, majestuoso. –El sabio de los dragones regresará en unos momentos, ha salido en una avanzadilla de exploración. Pensé que no querías unirte a la guerra. ¿Qué ha cambiado?

Lúa descubrió el cuerpo de Spock, al que aferraba contra su pecho, y las lágrimas comenzaron a rodarle por las escamas. La expresión de la dragona, llena de sentimiento de traición, dolor y desesperanza no dejaba lugar a dudas. Cuervo se le acercó y posó una mano en su pata.

-Yo le resucitaré, Lúa. No voy a dejar que la Alianza Blanca nos destruya. Abrazarboles no era un mero peón.

Lúa dejó que el arcángel cargara con el cuerpo de su amigo y cuando les vio desaparecer dentro de la cueva soltó un gemido lleno de angustia. En ese momento la luz de la entrada de la cueva se vio entorpecida por algo. Cuando la dragona  se volvió se topó cara a cara con la enorme mole de un dragón negro y púrpura. Los ojos rojos del dragón, llenos de rabia ante la situación que estaban viviendo, se suavizaron ante la evidente desesperación de la dragona. Ésta bajó la cabeza en señal de respeto hacia su igual.

-Astacán el centauro- dijo Lúa con voz fría- es mío. Sólo mío.

-Bienvenida a la lucha, Lúa- su voz retumbó, autoritaria, por la cueva, y una sonrisa descarnada arrugó su morro.

Continuación: El dolor de los caídos.

3 comentarios:

  1. Osiris:

    HAHAHAHHAHAA Pequeña e ingenua dragoncita. Tengo muchísimos, muchísimos años pero en esta vida soy una jovenzuela, rápida, pequeña... Un bicharraco tan grandote, gordo e inútil como tú no me puede alcanzar. <3 Pero me han dicho que no sea tan mala con los niños... así que voy a dejar que fantasees con ello para que la caída te duela más ^^

    Y por cierto, no te equivoques, ni me tomes por tonta. Alguien como tú debería saber que a los seres de fuego este no nos afecta. ¿De verdad crees que pensaba acabar contigo?
    Existen muchas maneras de causar dolor. Ataqué a tu patético jinete únicamente para hacerte daño a ti. Y disfrute mucho al ver cómo tu cara se descomponía al mismo tiempo que la luz de sus ojos se marchaba. >:)

    ¡Y mira, además he conseguido que dejes de ser una sosa pacifista y aburrida, para que empieces a hacer esto más divertido!
    Deberías darme las gracias. <3 De nada, oye. Ha sido todo UN PLACER.

    Dicho esto, ¿Estás segura que a por quién debes ir es por Astracán? Ay, es verdad...que a mi no me puedes matar <3
    Y tranquila, chispitas. Que por mucho que maten tus amiguitos, siempre, SIEMPRE volveré a nacer.


    ¡Dulces sueños!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡HOLA MI AMORE!!^^

    Si tenemos en cuenta este relato como Fic no digo ni mu, pero si es como a lo " historia oficial" tal vez, tal vez ( y te lo digo con cariño, ignora a la asquerosa del comentario de arriba) me tendrías que haber dicho que te echara una mano con mis frases y tal, ya que creo que es obvio que mi personaje da muchísimo asco y no sigue las ordenes de Astracán precisamente.

    Pero es normal porque aún no conocemos bien cómo son cada uno de los personajes del rol entero, y no sabemos bien como responderían o reaccionarian a algo.
    Y si yo no supiera que Lúa es rojita ( ¿Por qué era rojita no? ) igual hago un relato donde tooodo el rato estoy diciendo que era de color verde (?)

    Y en eso estaba pensando ayer precisamente y es lo que me frena también a escribir lo de Osiris, pero si lo miramos desde la perspectiva de un Fic pues puedo poner:
    Osiris llegó a los terrenos de bloggerland. Los mató a todos. Fin.

    ¡Y es válido porque es un fic! xD

    ¿Por qué sigo despierta a estas horas?
    El tío que sale en la película de ahora es muy muy feo. Alaaa si la novia parece su hija, por Thelú.
    ¿PORNO!? ¿EN QUE MOMENTO ESTOY VIENDO YO PORNO!? Mmm..si fuera una buena película de asesinos ahora la mataría. Bah, no se oyen ni ruiditos placenteros, esta película es muy mala. fuera! * Lanza la tele por la ventana*

    Bueno niña, me voy a dormir un poquito :D

    ¿Mañana te toca napolitana o día de castigo? anjjajaja

    Buenas noches!^^

    P.D: Y que me ha gustado el relato eh? xD Pese a lo que he dicho. Me ha hecho mucha gracia el momento de "ASTRACÁN ES MIO"

    Mav/Mavy!^^

    ResponderEliminar
  3. ¡Holaaa!
    Me ha encantado cómo has ido introduciendo a los personajes y cómo los vas describiendo ^^
    Parece una película jaja
    ¡Sigo!
    ¡Un besazo!

    P.D. El fénix se merecía un pequeño escarmiento.

    ResponderEliminar

¡Hola! ¡Por favor, comenta, no seas tímido! Al fin y al cabo los comentarios le dan vida a un blog y me permiten conocer qué es lo que os gusta y lo que opináis (y a mi me hacen muy feliz). ¡Gracias! Nos vemos pronto.