La guerra ha comenzado.

Fragmento anterior: La culpa.

Pasaron unas semanas y, en los bosques en los que Lúa se había ocultado para guardar luto por su raza, comenzaron a surgir algunos rumores acerca de quiénes habían sido los verdaderos culpables de la masacre de los huevos: que si los centauros habían sido los que habían dado el soplo, que si había sido culpa de los tritones… Para la dragona no había más culpable de la pérdida de su huevo que ella misma, pero esas conjeturas, esos secretos a voces no comprobados, esa cizaña esparcida, voló inflamando los deseos de batalla que reposaban aletargados en las mentes de muchos. Pronto, sin haber habido diálogo, sin haber tratado de aclarar nada, se perfilaron dos bandos a los que se unieron los ángeles. Las primeras batallas dejaron numerosas bajas en ambos lados, sólo más sangre, sólo más dolor.

Lúa no alcanzaba a comprender, todavía envuelta en su dolor por la pérdida de su pequeño dragón que no había llegado a conocer pero al que había anhelado durante veinte años y aislada lo más posible con su jinete, tratando de superar la tristeza, cómo todo había degenerado tan pronto. Cómo, en vez de tratar de establecer pactos, charlas, tratar de dilucidar por completo lo que había pasado, se habían desatado los asesinatos, tratando de lavar una verdad desconocida con la sangre de los caídos.

La dragona sabía que por el cariño que Spock le guardaba éste quería unirse a la lucha y hacerles pagar su dolor a aquellos autodenominados “Alianza Blanca”, pero ella no lo tenía tan claro y el elfo respetaba su postura. ¿De qué valía luchar? Las crías estaban muertas. No iban a volver por mucha pelea que hubiera y toda esa guerra sólo iba a aumentar la desgracia…

Lúa miró al cielo tratando de decidirse, como tantas otras veces durante esos días. Ella no quería luchar, pero no quería abandonar a su raza. Resopló con fuerza, sacudiendo la cabeza haciendo que un par de hojas salieran volando de ahí.

-Ya lo sabes, Lúa, no hace falta que te lo diga realmente. Te seguiré siempre, tomes la decisión que tomes- Spock realmente se sentía culpable. Su clan había sido uno de los precursores del plan de protección de los huevos de dragón y aunque no era su culpa que los centauros no pudieran afrontar un cierre de comercio, el elfo pensaba que quizás podrían haberlo resuelto todo de otra manera. Aun así, pensar en todo eso ahora no servía de nada: el hijo de Lúa, con el que Spock tanto se había emocionado, nunca saldría de su huevo.

-Gracias, Abrazarboles- Lúa rozó al atildado elfo con el morro, lamiendo con calidez la mejilla del elfo. –No… no entiendo qué está pasando, ni por qué pasa tan pronto. Hemos visto guerras, pero nada como esto… Ni siquiera hemos tenido tiempo de llorar a nuestros muertos y ya nos estamos matando los unos a los otros- Lúa empujó al elfo hasta que este cayó en el hueco entre su pata y su pecho, con la espalda apoyada en ella. -Yo sé que quieres ir. Que no te importaría. Puedes ir, si quieres, pero… quédate un poco más- musitó apoyando su enorme cabeza sobre el regazo de Abrazarboles. –No me dejes sola todavía.

-La gente tiene distintas maneras de demostrar su dolor y de actuar en consecuencia- replicó Spock recostándose sobre la dragona. –No me voy a ir si no quieres que lo haga. No me hace especial gracia entrar en una guerra, pero no te mentiré. Sí, tengo deseos de venganza.

Ambos se quedaron el silencio durante un largo tiempo, dejándose arrullar por la brisa y los sonidos del bosque.

La guerra quedaba cerca, pero ellos aún no entrarían en ella, no si podían evitarlo.

*Post escrito junto a Marina-Muffie, la creadora de Spock Abrazarboles, jinete de Lúa*.

Continuación: El ataque del fénix.

3 comentarios:

  1. Ooooooh cada vez sentimos más la pena de Lúa :(
    Y cada vez me gusta más la relación entre ella y Spock ♥ yo también quiero un dragón jaja
    No me imagino cuando escribas el capítulo de Spock... qué mal me lo vas a hacer pasar jaja
    Pero escríbelo ¿eh?
    ¡Un beso preciosa!

    ResponderEliminar
  2. Holaaa.
    Está muy chulii.
    La verdad es que sí que tienen una relación muy bonita

    Un saludo!
    Mavy

    ResponderEliminar
  3. Holaaa.
    Está muy chulii.
    La verdad es que sí que tienen una relación muy bonita

    Un saludo!
    Mavy

    ResponderEliminar

¡Hola! ¡Por favor, comenta, no seas tímido! Al fin y al cabo los comentarios le dan vida a un blog y me permiten conocer qué es lo que os gusta y lo que opináis (y a mi me hacen muy feliz). ¡Gracias! Nos vemos pronto.