Ficha de personaje: Lúa.

Personaje: 
Lúa

Especie: 
Dragón

Descripción física: 
Lúa es una dragona aún joven, de unos seis metros de envergadura (de la punta del ala derecha a la punta del ala izquierda), cuatro metros de altura y nueve de longitud (un poco más pequeña de lo que sería un macho de su especie), de morro alargado y dientes blancos y muy afilados, cuernos curvados de color dorado y con el cuerpo estilizado y cubierto de escamas rugosas que varían entre tonos anaranjados y rojizos, aunque en la zona del vientre pasan a ser de color beige claro. Para hacer una analogía, es un dragón pelirrojo.

La cola acaba en punta con forma de flecha, tiene el lomo cubierto de placas bajas y puntiagudas y la forma de las alas recuerda a las de un murciélago, aunque la sensación general que da este dragón es de tener algo que recuerda constantemente a los grandes felinos.

Su llama es de un color escarlata muy intensa, y es bastante territorial con otros dragones.

Personalidad:
En general es una dragona alegre, entrometida, confiada, algo quejicosa y nerviosa. Es algo dormilona y es bastante efusiva, además de ser muy independiente.

No le gustan los problemas y trata de resolverlo siempre con la mayor tranquilidad posible, y también trata de resolver antes los entuertos antes de comenzar a echar las culpas a diestro y siniestro, algo que se le ha pegado del carácter de su jinete.

Le gusta estar al mando y es bastante responsable.

Después de enterarse de la muerte de su hijo, tres días antes de que el pequeño eclosionara el huevo, su carácter pasó a ser más reservado.

Habilidades:
A. HÁLITO DE FUEGO: escupe fuego y reduce a cenizas a un enemigo. Esta habilidad no afecta a las aves fénix.

E. BAÑO DE ORO: funde oro y lo vierte por encima de un aliado petrificado para devolverlo a su estado natural.

*Indicadas en la lista de personajes de Bloggerland.

Pasado:
Lúa fue una dragoncita traviesa a la que le gustaba escaparse de la vigilancia de sus padres (algo que les ponía de los nervios) para explorar todo lo posible.

Siempre fue muy curiosa con las otras razas, siendo la de los elfos, sirenas y centauros las que más atención le llamaban, por lo que cuando le comunicaron que un elfo iba a ser su jinete ella se puso loca de contento. Era un dragón muy amigable a la que le gustaba hablar con todos sobre todo para tratar de aprender, y observar fascinada cómo los seres se apañaban para vivir con tan distintas habilidades a las suyas.

Con el tiempo sus excursiones y exploraciones se fueron haciendo más y más largas, compartidas generalmente con su jinete, y para cuando alcanzó la mayoría de edad ya se conocía en su mayoría, además de los territorios circundantes a su cubil, grandes extensiones de terreno, aunque trataba de evitar en lo más posible las playas porque la arena se le metía entre las escamas y le molestaba.

Cuando cumplió los doscientos años, en uno de sus viajes, conoció al que habría sido el padre de su criatura, al que no volvió a ver al volver a su territorio, por lo que asumió que sería madre soltera. En el momento de la puesta y con la creación de la alianza y el pacto de protección de los huevos, a pesar de que confiaba en el resto de las razas, no le hizo demasiada gracia darle el huevo a otros ya que pensaba que ella sola (junto con la ocasional ayuda de su jinete) se bastaba y sobraba para mantenerlo a salvo, aunque al final la presión de grupo pudo con ella, y pasó esos veinte años yendo anualmente al océano a preguntar por el estado de los huevos. Por eso, al enterarse de la noticia, no culpó a nadie más que a ella, pensando que si se hubiera resistido y hubiera ocultado su huevo, tal vez su pequeño estaría ahora con ella, algo que le va a pesar por siempre.

Otros:
Tiene exactamente doscientos veinte años, lo que significa que esta iba a ser su primera cría. Actualmente sólo dentro de ciento ochenta años podrá tener otra cría, cosa que, aunque no quiera confesarlo, la tiene un tanto angustiada ya que será su última oportunidad.

Iba a ser madre soltera y esa habría sido su primera cría, por lo que estaba muy emocionada por conocer a su pequeño.

En su pecho se oye un apagado crepitar constante de fuego, ese fuego es lo que mantiene su temperatura constante y cuando está nerviosa ese crepitar se hace más fuerte y pasa al sonido de su voz.

Adora volar y puede nadar siempre y cuando no tenga que meter la cabeza bajo el agua, aunque no se adentra más allá de un par de kilómetros de la orilla.

Su mejor amigo es un elfo llamado Spock Abrazarboles, quien además es su jinete. Se conocen desde la niñez.

Su nombre, Lúa, significa Luna y no es un nombre muy común para un dragón rojo, pero le encanta.

No le gusta rugir, aunque en determinadas situaciones no puede evitarlo.

La guerra que se ha organizado le parece absurda e infantil y piensa que si todos se dejaran de tirar los trastos a la cabeza y trataran de razonar un poco se solucionaría lo mejor posible. No se podría solucionar el genocidio ya pasado, pero se podría tratar de hacer un mundo mejor para que para la próxima todas las especies estuvieran seguras. A pesar de todo, si la meten en esto, estará de parte de su especie y junto a Spock.

2 comentarios:

  1. ¡Holaaa! Me ha encantado ^^
    Primera pulla para la alianza blanca: normal que se haya vuelto más reservada ¬¬
    Me ha gustado el nombre porque es el contrario a su esencia y llama la atención ^^
    Y me ha encantado la estrecha relación que tiene con su jinete, a pesar de ser criaturas distintas ^^ Y la lealtad que muestra al final.
    Me cae muy bien esta dragona, tiene personalidad :)
    ¡Un besazo guapísima!

    ResponderEliminar
  2. Te encontre! *-*
    Desde que han configurao granitos de arena no encuentro los relatos de bloggerland. Las historias de lua me apetecia leerlas porque hace mil años de la ultima vez hahaha
    Te sigo que no se por que no te seguia antes.
    Saludos

    ResponderEliminar

¡Hola! ¡Por favor, comenta, no seas tímido! Al fin y al cabo los comentarios le dan vida a un blog y me permiten conocer qué es lo que os gusta y lo que opináis (y a mi me hacen muy feliz). ¡Gracias! Nos vemos pronto.