domingo, 18 de septiembre de 2016

Reseña de: "Matar a un ruiseñor".

¡Hola a todos!
Qué de tiempo, ¿no? Siento haber tenido tan abandonado el blog pero la verdad es que la mente me pedía vacaciones del mundo, así que me las tuve que tomar. Sin embargo ¡ya estoy de vuelta y dispuesta a darlo todo!
No os entretengo más y allá voy con la reseña. ¿Preparados?


Harper Lee
Número de páginas: 416
Precio: 10
Editorial Zeta Bolsillo



<<-Los ruiseñores sólo se dedican a cantar para alegrarnos. No estropean los frutos de los huertos, no anidan en los arcones del maíz, no hacen nada más que derramar su corazón, cantando para nuestro deleite. Por eso es pecado matar a un ruiseñor>>.

 SINOPSIS 

Jean Louise Finch evoca una época de su infancia en Alabama (EE.UU), cuando su padre, Atticus, decidió defender ante los tribunales a un hombre negro acusado de violar a una mujer blanca. Matar un ruiseñor muestra una comunidad dominada por los prejuicios raciales, la desconfianza hacia lo diferente, la rigidez de los vínculos familiares y vecinales, y un sistema judicial sin apenas garantías para la población de color.

MI OPINIÓN

La existencia en el pequeño pueblo sureño de Maycomb transcurre tranquilamente, arropada por el sentimiento comunitario y las simples rencillas entre vecinos. Scout Finch ha vivido toda su vida en ese pueblo, y así pasan los días de la pequeña, entre travesuras y juegos con su hermano Jem y su amigo Dill. Sin embargo la pacífica vida de los niños se ve repentinamente afectado ante la decisión de su padre, Atticus, de tomar un caso que otros abogados rechazaron antes: la defensa de un hombre negro al que se acusa de violar a una mujer blanca.

Escrito en primera persona y narrado por la propia protagonista, Jean Louise Finch (Scout) que, una vez ha crecido, relata una historia que pasó durante su infancia, durante los años 30 en la Gran Depresión y que marcó a la familia. Con un estilo fresco e inocente al ser visto desde la perspectiva de una niña de seis años, se presenta una crítica social ante la situación cruda vivida en ese tiempo.

Esta novela presenta una gran colección de personajes, todos ellos con características, vidas y situaciones tales que les otorgan unas personalidades únicas y diferenciadas, creando así personajes realistas que no extrañaría encontrar en la calle: no son todos buenos ni todos malos, son simplemente humanos moldeados por su tiempo y situación social. Los principales, sin embargo, son Scout, su hermano Jem y su padre Atticus.
Jean Louise, a quien todos llaman Scout, es una pequeña de seis años traviesa, divertida e inteligente, a quien le gusta organizar obras de teatro con su hermano y su amigo Dill, y explorar y cotillear por el pueblo, tratando de encontrar aventuras: no le gusta usar vestidos o faldas y le gusta mucho leer. Es un personaje muy dinámico y lleno de vida al que no se puede evitar querer.
Jem, su hermano, cuatro años mayor que ella, también se divierte explorando y cotilleando, aunque al ser más mayor, comienza a distanciarse de la niña para tratar de ser más adulto. Es un niño que cree que la valentía se encuentra en el uso de la fuerza y por ello no acaba de comprender a su padre, aunque le tiene como figura modelo.
Atticus, a quien los niños llaman por su nombre en vez de papá, es un hombre justo, recto y honesto que disfruta cuidando a sus hijos cuando su trabajo lo permite, además de enseñarles valores como la defensa, la valentía y el honor intentando ser un buen ejemplo para ellos. Como abogado, es un modelo de integridad que sólo busca la justicia, un hombre listo, maduro y capaz.
Además de estos tres personajes hay otros muchos a los que destacar, como Calpurnia, la mujer negra que cocina, cuida a los pequeños y mantiene la casa en orden; Dill, la señora Maudie… en esta novela uno de los mayores atractivos que posee son los personajes que presenta.

La trama de la novela, en la que constantemente se muestra el fuerte sentimiento de cariño familiar que tienen Scout, Jem y Atticus, con un tono cómico y elocuente, comienza con la historia del verano en el que Scout y Jem, junto con su amigo Dill, aburridos de la monotonía, se proponen como aventura tratar de descubrir qué es lo que sucede en la casa de uno de sus vecinos, a quien consideran un hombre siniestro. Así se explora la inocencia de los niños y la confianza que tienen en su pueblo, y permite al lector ser partícipe de su crecimiento y de su maduración.
Más adelante, tras el final del verano, Atticus decide defender el caso de Tom Robinson, un hombre negro al que acusan de haber violado a una mujer blanca a pesar de que éste reitere su inocencia. Es a partir de este momento cuando los niños en el colegio comienzan a sentirse despreciados por sus compañeros de clase, y más adelante tienen que enfrentarse junto a su padre a los prejuicios y ataques de la mayoría de las personas de su pueblo a las que antes consideraban vecinas y amigas pero que ahora les dan la espalda. La tercera parte de la novela se centra en el juicio, el desenlace del libro.

A lo largo de la historia se expone la pérdida de la inocencia de Scout (y en menor grado, de Jem) al descubrir las clases sociales, el racismo y los prejuicios de la época que tan arraigados están en su pueblo, las consecuencias que les ocasiona a la familia el trabajo de su padre y sus propios sentimientos al descubrir la crueldad que pueden llegar a alcanzar las personas a las que uno cree conocer ante la amenaza de alguien diferente, en este caso, de Tom Robinson y el colectivo negro. El crecimiento de los niños, marcado ante este suceso y que rompe su tranquila vida en el pueblo, también influye en la redacción de la novela, que crece con ellos. Es una novela redactada de un modo sencillo, claro y limpio que deja leer rápidamente una historia que mezcla lo entrañable con una situación cruda y realista.

“Matar a un ruiseñor” es un libro que no sólo relata la vida de unos pequeños en un pueblo sino que expone con gran acierto la desigualdad racial establecida en la época y cómo los derechos de las personas no eran iguales dependiendo de en qué colectivo se encontrasen: es una novela que muestra una gran crítica hacia el cómo pueden llegar a ser las personas pensada desde la perspectiva de una niña pequeña. Es una historia cálida y cercana que vale la pena leer.

2 comentarios:

  1. ¡Holaaaa guapiiiiii!
    Este libro le tengo en mi lista eterna de pendientes. Me llama mucho la atención y desde hace tiempo quería leerlo, y más ahora después de tu reseña ^^
    Así que cuando lo haga te escribo para comentarlo ^^
    ¡Un besazo preciosa! ^^

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    La verdad es que el libro no lo he leído, pero vi la peli y me encantó *.* Así que quizás algún día leo el libro también!
    Muy buena reseña :D

    Nos leemos! Un besito!

    ResponderEliminar

¡Hola! ¡Por favor, comenta, no seas tímido! Al fin y al cabo los comentarios le dan vida a un blog y me permiten conocer qué es lo que os gusta y lo que opináis (y a mí me hacen muy feliz). ¡Gracias! Nos vemos pronto.