viernes, 1 de julio de 2016

Reseña de: "Los viajes de Tuf".

¡Hola a todos! He vuelto por fin (o eso espero, ojalá no vuelva a ser secuestrada por los estudios). Sé que hace muchísimo tiempo que no publico ninguna entrada en el blog, pero este curso ha sido una pesadilla y ahora que tengo un poco de tiempo voy a aprovechar y os dejo una reseña.

George R. R. Martin
Número de páginas: 560
Precio: 10 €
Editorial Zeta Bolsillo
Ciencia ficción


<<Haviland Tuf cogió entre sus dedos la última fortaleza estelar de color verde con tal delicadeza que, por unos instantes, pareció menos corpulento de lo que era en realidad y luego se irguió para contemplar el tablero con expresión satisfecha. El campo se había vuelto totalmente rojo: cruceros, acorazados, fortalezas estelares, colonias... todo se había vuelto rojo.
—Debo reclamar la victoria —dijo>>.


SINOPSIS

Haviland Tuf es un ser curioso: un mercader obeso, calvo y de piel blanca, vegetariano, bebedor y amante de los gatos. Tuf consigue una enorme nave espacial, El Arca, única superviviente del antiguo Cuerpo de Ingeniería Ecológica de la Vieja Tierra. A lo largo de siete relatos, Tuf se hace con la nave, la repara y resuelve un sinfín de problemas espaciales, con la ayuda de sus gatos y de la ingeniería ecológica, una profesión que él recupera y a la que añade la impronta de su personalidad, astucia e ironía.

MI OPINIÓN


Haviland Tuf, un honesto y sencillo mercader espacial acaba, sin pretenderlo, siendo el poseedor del Arca (una enorme nave espacial) y de sus maravillas de ingeniería ecológica. Con ella y sus gatos decide recorrer el universo ofreciendo sus servicios como ingeniero ecológico, título que él mismo se ha otorgado, en diversos mundos en los que descubre una y otra vez el egoísmo y la ambición que, al parecer, caracterizan a la especie humana.

“Los viajes de Tuf”, una de las muchas novelas de ciencia ficción de George R. R. Martin, el aclamado escritor de Canción de Hielo y Fuego, escrita en tercera persona, cuenta en siete distintos relatos la historia de los viajes de Tuf y el Arca, combinando una crítica a la sociedad y al comportamiento humano con la ciencia ficción de un modo magnífico.

Respecto a los personajes, aunque a lo largo de la novela aparecen una colección respetable de ellos, el papel principal sin duda alguna es el de Haviland Tuf, un mercader que al principio no parecía  ser más que un personaje secundario pero que rápidamente llega a ser el principal  el que protagoniza cada historia. Tuf es un mercader espacial independiente que, antes de llegar a poseer el Arca, era el dueño de la nave comercial La Cornucopia de Mercancías Excelentes a Bajos Precios, un hombre de gran tamaño, de piel muy clara, lampiño, misántropo, humilde y honrado, vegetariano y gran amante de los gatos. De ese modo la personalidad de Tuf se asemeja a la de estos felinos: altiva, curiosa pero objetiva y lógica, además de ser poco amigo de socializar, de tal modo que puede llegar a costar identificarse con el personaje, pero que ayuda a que se comprenden rápidamente todas las razones que conllevan que el personaje haga lo que hace. También su forma de hablar, algo rimbombante pero sencilla al tiempo, acentúa este parecido felino.
El resto de personajes quedan difuminados: lo verdaderamente importante en la novela es Tuf y las diferentes situaciones económico-ecológicas y humanitarias de los mundos a las que llega.

La trama, narrada en tercera persona con un lenguaje claro, un hilo sencillo e inteligente, una evidente evolución y complejidad según avanzan los relatos (que encaja con la personalidad de Tuf) y un trasfondo crítico muy visible, se centra en los viajes del mismo; quien al principio era tan sólo un pobre y humilde mercader espacial que trataba de sobrevivir en su nave con sus dos gatos, Champiñón y Desorden. Es gracias a una tripulación que decide usar su nave para transportarse a examinar el Arca (una nave construida con tecnología de la Vieja Tierra) cuando, por determinadas circunstacias, Tuf queda al cargo de la enorme nave espacial convirtiéndose debido a su insaciable curiosidad y sus ganas de aprender en un ingeniero ecológico, título que él mismo se da. De este modo, consciente de que tiene en su poder una nave que puede llegar a convertirse en un arma terrible y muy codiciada, decide recorrer el universo ofreciendo los servicios del Arca (y su tecnología superior) y los suyos como ingeniero ecológico, en diferentes mundos en apuros.
Cada narración se da en un planeta determinado, con sociedades distintas de tal modo que se describen novedosas costumbres y culturas, y con una problemática distinta aunque parecida, que deriva no sólo en lo ecológico, sino en lo socio-cultural: cada problema de cada mundo ha sido provocado por las costumbres de los habitantes del planeta.

“Los viajes de Tuf” hace una gran y magnífica crítica al uso irreflexivo de los recursos naturales, a la falta del pensamiento crítico y a las costumbres bárbaras o creencias religiosas inflexibles así como al egoísmo, ambición, violencia y traición de la raza humana dentro de una novela interesante, rápida y fácil de leer y muy reflexiva.

Agradecimientos especiales a mi padre, quien me recomendó el libro: siempre me recomiendas novelas geniales. ¡Gracias!

2 comentarios:

  1. También es excelente Canciones que cantan los muertos. Este es un libro de relatos y uno de ellos, Los reyes de la arena, es fastuoso.
    Salu2

    ResponderEliminar
  2. Lo estoy leyendo y es excelente.
    Muy buena reseña.
    Saludos.

    ResponderEliminar

¡Hola! ¡Por favor, comenta, no seas tímido! Al fin y al cabo los comentarios le dan vida a un blog y me permiten conocer qué es lo que os gusta y lo que opináis (y a mi me hacen muy feliz). ¡Gracias! Nos vemos pronto.